Inicio > Noticias

Noticias

10/05/2011 (Europa)

Descubierta una distribución anidada en los insectivoros del Mioceno europeo


Un trabajo liderado por Marc Furió del ICP sobre la distribución anidada de los insectívoros en el Mioceno europeo acaba de publicarse en la prestigiosa  revista Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology (Paleo3). Se trata de la primera investigación el el que se aplicado la técnida de la distribución anidada a los ecosistemas fósiles. El punto de partida es que los insectívoros del Mioceno en el Mediterráneo fueron menos diversos que los del resto de Europa. La Fotografía es del Marc con una musaraña, la hemos tomado prestada del ICP, asi como la mayor parte de la de la información.


La hipótesis se empezó a desarrollar en un trabajo previo de Marc y Lars W. Van den Hoek –otro de los autores del artículo e investigador del Netherlands Centre for Diversity Naturalis- cuando recopilaban la información disponible publicada hasta entonces sobre insectívoros fósiles en España. Marc y Lars observaron que las comunidades de insectívoros de los yacimientos catalanes eran bastante más diversas que las de los yacimientos de Teruel, y a la vez estas eran más ricas que las de Madrid. En cambio, cuando se comparaba con el resto de Europa, las asociaciones catalanas eran más pobres que las francesas, y estas menos diversas que las suizas, las alemanas o las austríacas. Había un patrón latitudinal: cuanto más al norte, más diversidad de insectívoros.

A partir de los datos de faunas insectívoras del Mioceno en 400 localidades de España, Francia, Suiza, Austria y Alemania demostraron que este patrón se puede modelizar estadísticamente en una estructura de anidamiento durante prácticamente todo el Mioceno. Los géneros identificados en las cuencas más al sur eran siempre un subconjunto de las cuencas más al norte. Todo hacía pensar en un patrón de anidamiento, estructuras ecológicas bien explicadas por gradientes ambientales. La estructura de anidamiento se presenta en muchos ecosistemas actuales, y tiene diversas aplicaciones. Una de ellas es que permite predecir qué especies corren más riesgo de extinción a corto término dentro de una asociación, o cuáles tienen más probabilidad de éxito para ser introducidas en una zona concreta donde no están presentes. En este caso, es la primera vez que se ha usado el análisis de anidamiento en una modelización de ecosistemas fósiles certificando que, en general, las comunidades de insectívoros se empobrecían progresivamente desde el centro de Europa hasta el sur de la Península Ibérica. La explicación tiene que ver probablemente con los requerimientos biológicos de estos pequeños animales y la gradación decreciente del régimen de lluvias en este mismo transecto.

El hecho que la biodiversidad de un conjunto de especies presente un patrón de anidamiento implica un cierto orden. Por eso, dado que por principios termodinámicos, orden, temperatura, información y entropía son conceptos que tienen mucho que ver, el observable con el que se mide el grado de anidamiento se llama temperatura. Un patrón de anidamiento perfecto tendría temperatura 0. En el caso de un desorden máximo, que marca la escala, la temperatura sería 100. Las temperaturas de anidamiento calculadas en este trabajo para los diferentes agrupamientos de insectívoros –siguiendo las unidades biocronológicas llamadas zonas MN- se mueven en un rango de entre 3,75 para el agrupamiento más numerosos y 18,47 para uno de los menos numerosos. Con la excepción del agrupamiento MN1, que con una temperatura de 42,91 parece indicar un anidamiento muy pobre. Esto se podría explicar, sin embargo, por el hecho que esta zona no incluye datos de ninguna región mediterránea.
Son también interesantes los resultados de estudios paleobiológicos.

Tal y como nos explica Marc en la web del ICP “en climas húmedos, como el que había en el centro de Europa, una misma zona permitía la convivencia de más de cinco especies diferentes de topos: había facilidad para excavar galerías o acumulaciones de agua para que todas encontrasen alimento. Pero a medida que el clima se hacía más seco hacia el sur, la limitación de recursos hacía que la competencia ecológica entre especies fuera más dura; cada vez menos especies podían convivir juntas. Lo mismo pasaba con otras especies de insectívoros adaptadas a comer caracoles que, como todo el mundo sabe, son mucho más abundantes allí donde llueve con regularidad que donde sólo lo hace esporádicamente. Donde hoy está Berlín, el ecosistema podía dar cabida a más de veinte especies diferentes de insectívoros, mientras que en ese mismo momento donde hoy está Madrid sólo había tres”.

Más en el ICP

La referencia completa en:  Furió, M., Casanovas-Vilar, I. & Van den Hoek Ostende, L.W. (2011). Predictable structure of Miocene insectivore (Lipotyphla) faunas in Western Europe along a latitudinal gradient. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology 304: 219-229.

Ver listado de noticias