Inicio > Noticias

Noticias

29/02/2012 (China)

Las pulgas de los dinosaurios

Los yacimientos de conservación excepcional del Jurásico Medio y del Cretácico Inferior de China no dejan de darnos sorpresas. En nuestra web solemos hacernos eco de los descubrimientos de dinosaurios y de mamíferos, pero no nos resistimos a contáros los últimos fósiles de insectos publicados en la revista Nature. Se trata de unas gigantescas pulgas, con un tamaño tres y cuatro veces mayores que las pulgas actuales. Da miedo pensar el tamaño de estos bichitos sobre nuestra piel….


Los fósiles de estas pulgas gigantes están maravillosamente conservados como se puede ver en la fotografía.  Se han recuperado tanto ejemplares de hembras como de machos. Se caracterizan por  tener un abdomen largo y ancho, una cabeza relativamente pequeña, patas largas y una antena pequeña y compacta. Carecían de alas. El aparato de extraer la sangre está bien desarrollado, pero es más pequeño en comparación con las pulgas actuales. Las patas son pequeñas y no estarían adaptadas al salto. El cuerpo de las hembras oscilaban entre 14 y 20,6 milímetros y el de los machos entre 8 y 14,7 milímetros. Para hacernos una idea de la diferencia de tamaño, las actuales entre 0,8 y 5 milímetros, y miden de media 3,5 milímetros.

El estudio ha sido encabezado por André Nel, entomólogo del Museo de Historia Natural de París. Este investigador apunta que las pulgas estarían emparentadas con las “moscas escorpión macho” que se han encontrado en yacimientos del Cretácico Inferior de China. Apunta que la boca sería muy parecida, aunque su función distinta, ya que este tipo de moscas se alimentarían de flores. La boca y los genitales de las “moscas escorpión macho” son similares morfológicas a los de las pulgas gigantes, lo que indican estarían relacionadas. Las pulgas gigantes son moscas escorpiones que evolucionaron para especializarse en la alimentarse de sangre de vertebrados.

Al final del Jurásico, los mamíferos eran de pequeño tamaño, parece por tanto que estas pulgas no se alimentarían de su sangre. Hay que buscar huéspedes de mayor tamaño como podrían ser los dinosaurios emplumados. Estas pulgas gigantes coevolucionarían con los dinosaurios. Si existían más pequeñas que se aprovechaban de los mamíferos, o si estas gigantes evolucionarán a formas más pequeñas son cuestiones de difícil resolución. El hallazgo de estos fósiles es poco frecuente, ya que los restos de ectoparásitos, insectos que viven sobre la piel de sus víctimas son poco abundantes y difíciles de encontrar.  


Ver listado de noticias