Inicio > Noticias

Noticias

05/03/2009 (Utah, EE.UU.)

Huellas de manos de un dinosaurio terópodo del Jurásico

Un equipo de paleontólogos estadounidenses liderado por Andrew R. R: Milner acaba de publicar en la revista PLOSone un interesante artículo sobre icnitas de un yacimiento del Jurásico de Utah, donde además describen por primera vez un rastro que incluye marcas de mano de un terópodo basal. Además, estas marcas demuestran que la posición del antebrazo de los terópodos más primitivos era similar a la de las aves actuales. Los terópodos, entre los que se encuentran las aves, son animales bípedos y digitígrados (caminan a dos patas y apoyando sólo los dedos de los pies), y es muy complicado que puedan dejar marcas de los miembros anteriores en el sustrato. Sin embargo, la paleoicnología nos da sorpresas de vez en cuando, a través de descubrimientos excepcionales que reflejan comportamientos menos frecuentes en los animales. El caso de las icnitas de terópodo de Utah refleja un comportamiento habitual en todos los animales, el reposo. Se han preservado marcas de los miembros posteriores que incluyen impresión no solo de los dedos, sino también de los metatarsos (lp y rp en la figura), la callosidad isquiática (el extraño bultito que tienen los dinosaurios entre los miembros anteriores y que se debe a la anatomía de su cadera, IC), la cola (td) y las manos (lm y dm). Además, el dinosaurio no debía estar muy cómodo, ya que cambió de posición al menos dos veces (en la figura, en rojo la posición original, en dorado y verde las posiciones posteriores y en azul las marcas de la cola). Las impresiones de la mano son muy interesantes, ya que los dedos apuntan hacia el cuerpo. Las reconstrucciones típicas de los dinosaurios terópodos muestran a estos con las manos dirigidas palmas abajo, en la postura que se considera primitiva para todos los tetrápodos. Sin embargo, estudios recientes de morfología funcional proponían que la muñeca de los terópodos tenía los movimientos limitados, tal como les pasa hoy en día a las aves  La impresión de la mano con los dedos hacia adentro en vez de hacia abajo conforma esta teoría, y parece ser que no poder girar la muñeca es una característica que comparten todos los terópodos. Las icnitas han sido asignadas a la ichnoespecie Eubrontes giganteus, frecuente en el Jurásico de Utah. En cuanto al productor de las icnitas, el único terópodo que aprece en esa formación Megapnosaurus sp. era demasiado pequeño para haber producido este rastro. Los autores propenen a Dilophosaurus wetherilli como el autor de las icnitas, que es un terópodo basal que aparece en la formación que se encuentra justo por encima.   La referencia completa del artículo es
Milner ARC, Harris JD, Lockley MG, Kirkland JI, Matthews NA, 2009 Bird-Like Anatomy, Posture, and Behavior Revealed by an Early Jurassic Theropod Dinosaur Resting Trace. PLoS ONE 4(3): e4591. doi:10.1371/journal.pone.0004591

y os podéis bajar el artículo en la web de PLOSone http://www.plosone.org/article/info:doi/10.1371/journal.pone.0004591
Ver listado de noticias