Inicio > Noticias

Noticias

13/04/2010 (Sudáfrica)

Australopithecus sediba, ¡Bienvenido a la familia!


Un nuevo integrante de la familia Hominidae hace su aparición en el panorama de la evolución humana a través de la prestigiosa revista Science y, como otras tantas veces, comprobamos cómo el conocimiento científico no es algo estático, sino que está continuamente también en evolución. Berger y colaboradores nos presentan a Australopithecus sediba, que es cómo ha sido bautizado nuestro nuevo pariente, al que parece corresponderle un papel crucial en el origen del género Homo, asunto de amplio debate en la actualidad.


Puede decirse que todo comenzó casi por casualidad, como muchos de los grandes descubrimientos, cuando el profesor Lee Berger de la Universidad de Witswatersrand, en Johannesburgo, decidió usar Google Earth para ubicar varias cuevas y yacimientos. En 2008 se produjo el hallazgo en el yacimiento de Malapa, Sudáfrica, de dos esqueletos parcialmente articulados, uno de un individuo juvenil y otro de un adulto, datados entre 1,95 y 1,78 millones de años. Su posición en el árbol filogenético ha sido establecida entre el australopiteco que dio origen a la rama evolutiva del Homo sapiens, Australopithecus africanus, y el primer representante del nuestro género, Homo habilis. A pesar de que presenta ciertas características típicas del género Homo, los autores del estudio lo han incluido en el género Australopithecus, al compartir diferentes caracteres, como son una morfología craneal similar, una pequeña capacidad craneal, un pequeño tamaño corporal y caracteres aparentemente primitivos en las extremidades tanto superiores como inferiores. Establecen la nueva especie, Australopithecus sediba, en base a una combinación de caracteres primitivos y derivados, tanto craneales como postcraneales. El holotipo (MH1 – Malapa Hominin 1) es un individuo juvenil, representado por un cráneo parcial, una mandíbula fragmentada y un esqueleto postcraneal parcial. Presenta los segundos molares erupcionados y en oclusión, por lo que establecen que su cerebro ya habría alcanzado el 95 % de su tamaño total y tendría una edad de unos 12-13 años según los estándares humanos. El paratipo (MH2) es un individuo adulto, representado por dientes maxilares aislados, una mandíbula parcial y un esqueleto postcraneal parcial. 
Científicos de Sudáfrica, Estados Unidos, Suiza y Australia hacen frente a este nuevo reto. La referencia completa del trabajo es: 
Berger, L.R., de Ruiter, D.J., Churchill, S.E., Schmid, P., Carlson, K.J., Dirks, P.H.G.M. and Kibii, J.M. 2010. Australopithecus sediba: A New Species of Homo-Like Australopith from South Africa. Science 328:195-204. 
Además, el estudio geológico del yacimiento puede encontrarse también en el mismo número de la revista Science, su referencia completa es: 
Dirks, P.H.G.M., Kibii, J.M., Kuhn, B.F., Steininger, C., Churchill, S.E., Kramers, J.D., Pickering, R., Farber, D.L., Mériaux, A.-S., Herries, A.I.R., King, G.C.P. and Berger, L.R. 2010. Geological Setting and Age of Australopithecus sediba from Southern Africa. Science 328:205-208.
Ver listado de noticias