Inicio > Noticias

Noticias

08/09/2010 (Las Hoyas, Cuenca, España)

Ha llegado del dinosaurio jorobado de Cuenca


Nuestro colegas Patxi Ortega, Fernando Escaso y José Luis Sanz acaban de publicar en la revista Nature el descubrimiento de un nuevo dinosaurio que han llamado Concavenator corcovatus. En la foto que hemos sacado de Godzilin. se puede ver a los tres investigadores con el ejemplar. Concavenator proviene del famoso yacimiento de las Hoyas (Cuenca). Cabe recordar que en este yacimiento de conservación excepcional del Cretácico Inferior se han encontrado aves Iberomesornis o el terópodo Pelecanimimus. Concavenator está prácticamente completo y articulado. Se trata de un nuevo terópodo carcharodontosauridae, es decir emparentado con los gigantescos Carcharodontosaurus o Giganotosaurus. Un aspecto singular es una estructura similar a una joroba que se encuentra encima de la pelvis. Enhorabuena chicos...

Concavenator se trata del dinosaurio terópodo más completo encontrado en la Península Ibérica. El ejemplar se encontró en el invierno del 2003, pero la preparación ha durado varios años de lento trabajo. El ejemplar tiene unos 6 metros, lo que hace un depredador de tamaño medio. El nombre que han elegido del cazador jorobado de Cuenca hace referencia a la curiosa joroba que exhibe. Seguro que en los próximos meses hay ríos de tinta especulando sobre la función de esta estructura, que hasta el momento no había sido citada en ningún otro terópodo.

La conservación es tan buena, que incluso se pueden identificar impresiones de la piel del animal. Estas impresiones varían según las partes, siendo diferentes en la cola, que en las patas. Otro carácter importante es que la ulna (uno de los huesos del antebrazo) presenta un serie de pequeños bultos alineados. En muchas aves actuales se observa estructuras similares, formadas por el ligamento que sujeta el folículo de las plumas. Quizás este dinosaurio ya tenía algunas plumas o estructuras similares en algunas  partes de su cuerpo. Está claro que Concovenator no podía volar, pero ya empezaba a tener estructuras que en otros dinosaurios les permitió alcanzar el vuelo. Pero eso es ota historia.

La referencia completa en: Ortega, F.; Escaso, F.; Sanz, J. L. (2010) “A bizarre, humped Carcharodontosauria (Theropoda) from the Lower Cretaceous of Spain”, Nature, 467:203-206. doi:10.1038/nature09181

Más información en Godzilin


Ver listado de noticias