Inicio > Noticias

Noticias

29/09/2010

Todo lo que usted quería saber sobre los tiranosaurios


Tyrannosaurus rex es el dinosaurio más conocido popularmente y del que más información científica poseemos. En los últimos años se han recuperado un significativo número de ejemplares más o menos completos en las rocas del final del Cretácico de Norteamérica. Además se han encontrado ejemplares muy bien conservados de tiranosaurios en Asia, Europa y Norteamérica, lo que esta permitiendo reconstruir la historia evolutiva de este grupo de carnívoros. Esta información y mucho más acaba de publicarse en la revista norteamericana Science por parte de un equipo del Museo Historia Natural de Nueva York. El trabajo está liderado por Stephen Brusatte, que por el impacto de sus trabajos casi lo podemos considerar como el nuevo Paul Sereno.

Tyrannosaurus rex es uno de los terópodos más grandes que han existido, sin embargo este tamaño gigantesco es un carácter que adquirieron los tiranosaurios al final del Cretácico. Los representantes más antiguos de este grupo aparecieron en el registro fósil en el Jurásico, hace 165 millones de años. Tendrían un relativo pequeño tamaño, menor que un humano actual. 80 millones de años más tarde, los tiranosáuridos alcanzaron la imagen que popularmente conocemos. Tyrannosaurus rex llegó a ser uno de los mayores carnívoros terrestres que han existido, con una longitud de hasta 13 metros y entre cinco y ocho toneladas de peso, cráneo robusto y mandíbulas poderosas. Según modelos realizados un ejemplar de esta especie en crecimiento podría ganar dos kilos diarios, hasta los 750 kilos al año.

En el trabajo que lidera Brusatte, además de los aspectos del crecimiento se abordan otras informaciones de tipo paleoecológico. Los individuos de Tyrannosaurus alcanzarían la madurez a los 20 años y pocos superarían los 25 años de edad. Las diferencias entre los ejemplares jóvenes y los adultos eran acusadas, por esa razón algunas de las especies de pequeño tamaño que se habían descrito en niveles estratigráficos cercanos a los de Tyrannosaurus era en realizad individuos juveniles.

Fueron animales relativamente lentos, alcanzando de cinco a diez metros por segundo. Posiblemente los más jóvenes podían alcanzar una mayor velocidad. En cuanto a su alimentación, durante un tiempo se ha pensado que podían ser carroñeros, pero Brusatte afirma en este trabajo que serían cazadores y carroñeros sobre diferentes especies de dinosaurios, es decir serían generalistas. El estudio de su cráneo ha permitido reconstruirlo con grandes lóbulos olfativos. Esto indica que este animal tenía un acusado sentido olfativo y la estructura de los canales auditivos apunta a un buen oído, sobre todo en las frecuencias bajas. Además, tendría una buena coordinación entre los movimientos de la cabeza y los ojos. Todo ello típico de un cazador activo.

Más información en el País Digital

La referencia completa es: Brusatte, S.L., Norell, M.A., Carr, T.D., Erickson, G.M., Hutchinson, J.R., Balanoff, A.M., Bever, G.S., Chainiere, J.N., Makovicky, P.J., Xu, X. 2010. Tyrannosaur paleobiology: new research on ancient exemplar organisms. Science, 329, 1481-1485.
Ver listado de noticias