Inicio > Noticias

Noticias

15/08/2011 (Burgos, España)

Los homínidos de Atapuerca se lo comían todo


Uno de los principales aportes de los yacimientos de Atapuerca es demostrar la presencia de homínidos en el Pleistoceno inferior de Europa Occidental, sin embargo hay un conocimiento parcial de sus hábitos de alimentación. El nivel TD6 de Trinchera Dolina en Atapuerca presentó claras evidencias de predación de los homínidos sobre otros homínidos, pero esto no sería lo habitual, o al menos carece de sentido que así lo fuera. Tradicionalmente se ha relacionado la alimentación de estos homínidos con la presencia de grandes herbívoros en los yacimientos con abundante industria lítica. Sin embargo, no se ha solido tener en cuenta los restos de pequeños vertebrados como conejos, aves, tortugas que también suelen ser abundantes en los yacimientos. Un reciente estudio sobre los restos de tortugas del Pleistoceno Inferior de Trinchera Elefante en Atapuerca demuestra que fueron consumidas por humanos, y por tanto sería un recurso alimenticio más.

La presencia de tortugas en yacimientos del Pleistoceno inferior de Europa se conoce desde hace un tiempo, sin embargo no se habían reconocido hasta el momento marcas de corte que indicarán un consumo por parte de los homínidos de esta edad. En yacimientos africanos del Pleistoceno inferior se ha documentado recientemente el consumo ocasional por parte de los homínidos de tortugas.

Los restos de tortugas de Trinchera Elefante provienen de los niveles TE9 al TE14. Pertenecen a la especie Testudo hermanni. En estos niveles se ha encontrado industria lítica de modo 1 y en TE9 un fragmento de mandíbula identificada como Homo sp. La datación de este intervalo con roedores y cosmogénicos indica que podrían tener unos 1,2 millones de años de antigüedad.

Las placas de tortuga de la Sima del Elefante presentan marcas de corte en la parte ventral del caparazón (especialmente en las placas neurales y pleurales) que se relacionan con la desvisceración. El patrón es similar al encontrado en materiales de yacimientos de Kenia. La presencia de marcas de corte en los restos de tortugas es algo, especialmente en el nivel TE11 donde llegan a encontrarse en el 40%. Los investigadores proponen que la ausencia en algunas de las placas es porque no siempre se produce el contacto de la industria lítica con el hueso, y también se ayudarían de las manos en el despiece de la tortuga.

Indudablemente el consumo de tortugas representa el aprovechamiento más sencillo por parte de los homínidos, pero no sería el único tipo de alimentación de vertebrados de pequeño tamaño de los homínidos de Atapuerca, ya que también se han encontrado marcas de corte en huesos de aves y de lagomorfos. Todo esto es una prueba más del comportamiento generalista en la explotación de los recursos por parte de los homínidos que llegaron Europa y pudo ser una de las claves de su éxito en la colonización.

La referencia completa es: Blasco, R., Blain, H.-A. et al. 2011. Earliest evidence for human consumption of tortoises in the european Early Pleistocene from Sima del Elefante, Sierra de Atapuerca, Spain. Journal of Human Evolution, in press


Ver listado de noticias