Inicio > Noticias

Noticias

10/01/2009 (Reino Unido, Inglaterra)

Los dilemas de Darwin

Estamos en la año de Darwin, por lo que vamos a tener muchas referencias a su vida y a su obra. La última es una publicación de Richard Callow y Martin Brasier del Universidad de Oxford en la cual inciden en uno de los dilemas de Darwin que no fue capaz de resolver. Básicamente se trataba de la falta de argumentos para explicar la ausencia de fósiles en rocas anteriores al Cámbrico. Darwin lo enunció en El Origen de las Especies en 1859.

Hace años que este dilema ha sido explicado, al haberse encontrado fósiles de animales en rocas del Precámbrico, desde las formas más primitivas existentes hasta incluso formas pluricelulares (fauna de Ediacara). La novedad que aportan estos investigadores es que su estudio se ha realizado sobre las rocas precámbricas que conocía Darwin y de las cuales nació este dilema. El punto de partida de Darwin es la vida habría evolucionado gradualmente durante millones de años. Sin embargo, el período Cámbrico, que comenzó hace aproximadamente 542 millones de años, parecía anunciar un rápido y súbito incremento de la diversidad de las especies, un acontecimiento que se ha conocido como hoy en día como la ‘explosión cámbrica’. Darwin confiaba en el eventual descubrimiento de los fósiles del Precámbrico, y afirmó que se trataba de un tiempo en el que  “el mundo era una explosión de criaturas vivas”.

Una unidad precámbrica llamada Supergrupo de Long Mynd (Shropshire; Reino Unido) había sido estudiada en la época de Darwin. El geólogo J. W. Salter realizó un exhaustivo trabajo de campo y recogida de muestras, ya que sospechaba que contenían registros de vida precámbrica. No obstante, no pudo identificar nada más salvo icnofósiles que son las marcas dejadas por los organismos al desplazarse por los fondos blandos. Desgraciadamente no pudo encontrar evidencias del cuerpo de estos organismos

Richard H. T. Ballow y Martin D. Brasier del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford han vuelto a estudiar muestras recogidas por Salter y por ellos mismos con modernas técnicas micropaleontológicas. Estas rocas como había previsto Darwin conservan una rica y variada fauna fósil de microorganismos en un buen estado de conservación. Algunos habían quedado aplastados entre capas de sedimentos formando una fina película de residuos de carbono. Otros se han conservado en tres dimensiones y permineralizados, un proceso donde el agua cargada con minerales se filtra a través de los espacios de un organismo y cuando se evapora, deja depósitos minerales que forman un fósil rígido. Algunos también se habían conservado en forma de impresiones y moldes. La asociación fósil es comparable a la encontrada en otras partes del mundo en el Ediacariense, es decir al final del Precámbrico (hace entre 630 y 542 millones de años).

La referencia completa es: Callow, R. H. T. & Brasier, M. D. 2009. A solution to Darwin’s dilemma of 1859: exceptional preservation in Salter’s material from the late Ediacaran Longmyndian Supergroup, England. Journal of the Geological Society , 166, 1-4.

Más información en SINC


Ver listado de noticias