Inicio > Noticias

Noticias

13/12/2009 (Eritrea)

Descubierto el “tatarabuelo” de los toros en el este de África. Aurochs o uros tienen también un origen africano


El investigador Martínez-Navarro, del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), ha estudiado los restos fósiles de este imponente ejemplar datado en 1 M.a y hallado en Eritrea, en el este de África, cerca del Mar Rojo. Este ejemplar ocupa un lugar importante en la filogenia la familia Bovidae, ya que hasta el momento no se había encontrando un ejemplar tan antiguo con unas características tan modernas. El fósil ha sido adscrito a una nueva especie Bos buiaensis, en honor a la localidad de Buia (Eritrea) donde se encontró el cráneo de la fotografía y holotipo de la nueva especie.


El cráneo estaba roto en más de 100 trozos y tras una sistemática labor de restauración Francesco Landucci, de la Universidad de Florencia, pudo reconstruirlo en su totalidad. Actualmente la pieza se conserva en el Museo Nacional de Eritrea, en Asmara.

Bos buiaensis representa un eslabón entre los búfalos africanos, hoy extinguidos, del género Pelovoris, y Bos primigenius. Recordemos que en España tenemos magníficos fósiles de uro como el cráneo de Ariño, en el parque cultural del Río Martín. El uro o auroch es el antecesor extinto del ganado domestico Bos taurus. Su perfil es común en las pinturas y grabados rupestres como las figuras de corniformes del Vallée des Merveilles en Tende (Francia) o el auroch del panel de los toros de Lascaux (Francia), en la fotografía.

La estructura craneal presenta rasgos primitivos de los búfalos, pero su anatomía es la de un toro moderno, robusto y adaptado a una dieta de pastos, ya que con su imponente  cornamenta de dos metros de envergadura no le permitiría el desplazamiento en ambientes boscosos.

Es de resaltar que en la localidad de Buia  apareció un cráneo humano de la misma edad que Bos buiaensis. Lo cual nos indicaría que el género Bos y los primeros humanos compartieron el mismo entorno ecológico en el este de África .Y no sólo eso, sino que ambos géneros se dispersaron juntos fuera de ese continente, hace  entre 800.000 y 600.000 años, hacia Eurasia, en el caso del Homo ergaster con sus utensilios achelenses. Probablemente fue un cambio climático lo que hizo que buscaran nuevas tierras, como les ocurrió a otros animales, como los elefantes.

Los detalles del trabajo se han publicado en la revista Quaternary International. Martínez-Navarro, B., Rook, L., Papini, M., Libsekal, Y. A new species of bull from the Early Pleistocene paleoanthropological site of Buia (Eritrea): Parallelism on the dispersal of the genus Bos and the Acheulian culture. Quaternary International, doi:10.1016/j.quaint.2009.09.003


Ver listado de noticias