Inicio > Noticias

Noticias

10/01/2010 (Polonia)

Se han encontrado las evidencias más antiguas de los tetrápodos

Uno de los grandes temas de investigación en la Paleontología moderna es el paso de los vertebrados marinos al continente durante el Devónico. Lo que se suele conocer como la adquisición del miembro tetrápodo en los vertebrados. En los últimos años se han hecho importantes descubrimientos como Tiktaalik y Panderichthys que nos ha ayudado a entender esta adquisición. Sin embargo no se habían descubierto icnitas de estos primeros tetrápodos que es la mejor evidencia del desplazamiento por el substrato tal como hacemos los tetrápodos. En el último número de Nature, un equipo de paleontólogos polacos y suecos liderados por Niedzwiedzki  acaban de describir los rastros e icnitas de tetrápodos del registro mundial.


Los restos directos más antiguos de tetrápodos, es decir con miembros en vez de aletas provienen del Devónico superior (Frasniense superior). Se habían descrito icnitas tetrápodos en el Devónico, pero eran evidencias muy dudosas y por tanto cuestionables. La nueva publicación describe unas icnitas bien conservadas provenientes de sedimentos transicionales del comienzo del Devónico medio (Eifeliense). Esto supone unos 18 millones de años anteriores a los restos directos conocidos, y sitúa la transición entre los peces y los anfibios en el Devónico medio (al menos).

El yacimiento donde se han encontrado se trata de una cantera abandonada en las Holy Cross Mountains (suroeste de Polonia). En esta cantera aflora una buena sección del Devónico medio. El nivel con las icnitas está por debajo de un estrato de conodontos del Eifiliense lo que ha permitido una datación bien precisa. El descubrimiento de estas icnitas en un medio transicional abre el camino para la búsqueda en estos ecosistemas del Devónico Inferior las evidencias del paso marino-continental por parte de los vertebrados.

Se han descubierto numerosos rastros de diferentes tamaños y características, así como muchas huellas individuales. El primer rastro descrito muestra claramente huellas de pies y de manos. "El animal se estaría moviendo en línea recta sin dejar marcas de arrastrar el cuerpo". Este animal mediría entre 40 y 50 centímetros de largo. En otro rastro no se aprecian diferencias entre manos y pies. Una de las huellas individuales mide 15 centímetros de ancho, y otra llega a 26 centímetros. También hay marcas parciales e incluso improntas de dedos.

La hipótesis más aceptada hasta el momento es que los elpistostégidos (Tiktaalik y Panderichthys) representaban un estadio intermedio entre peces y anfibios, al presentar caracteres de ambos grupos. Cabeza y cuerpo como el de los tetrápodos, pero aletas en vez de miembros. La mayor antigüedad de las icnitas polacas hace dudar de esta interpretación. En este contexto, los elpistostégidos no serían formas transicionales sino formas vestigiales, o incluso ramas distintas en la evolución que dio lugar a los tetrápodos

Puedes ver el vídeo con toda la información aquí
Ver listado de noticias