Inicio > Noticias

Noticias

22/07/2010

Nuestro aragosaurero Juan Rofes consigue un contrato Juan de la Cierva

Nuestro aragosaurero Juan Rofes ha sido seleccionado como “elegible” para un contrato Juan de la Cierva por tres años. La investigación la desarrollará en la Universidad del País Vasco, como parte del Proyecto “Paleoceanografía y Paleoclimatología del Cuaternario en el Sur del Golfo de Vizcaya. Micro fauna y geoquímica”. Uno de los objetivos de este proyecto es poder determinar las variaciones climáticas acaecidas en el Sur del Golfo de Vizcaya en los últimos 40000 años. Para ello se pretende analizar la información obtenida en diferentes ambientes deposicionales, como plataforma y estuario en medios marinos, y cavidades cársticas en medios continentales. En los medios marinos se estudian los restos de foraminíferos y ostrácodos, mientras que en el ambiente continental se utilizan los restos de vertebrados. En ambos casos la primera fuente de información a analizar son las preferencias ambientales de cada uno de los taxones encontrados. De esta manera se puede obtener información sobre las variaciones relativas de temperatura a lo largo de los registros conservados en los medios marinos y continentales.

El grupo que estudia los foraminíferos esta formado por Julio Rodríguez-Lázaro, Ana Pascual, Maite Martín y Blanca Martínez; el que se encarga de la parte geoquímica esta compuesto por Ainoa Alonso, Luís Ángel Ortega y Mª Cruz Zuluaga, y el que estudia los vertebrados por Xabier Murelaga. Como se puede comprobar dentro del conjunto del equipo, el mayor vació se encuentra en el estudio de los vertebrados. Xabier Murelaga hasta la fecha se ha centrado en el estudio de los roedores debido sobre todo a la imposibilidad de poder abarcar todos los órdenes de micromamíferos. No obstante, los insectívoros (especialmente las musarañas) son excelentes indicadores de cambios micro- y macroclimáticos, puesto que son muy sensibles a los cambios de temperatura y, sobretodo, de humedad en el ambiente. La variación en la abundancia relativa de las musarañas de dientes blancos (Crocidurinae) frente a las de dientes rojos (Soricinae) es un estupendo indicador del contraste entre períodos cálidos-húmedos vs. secos-fríos, respectivamente. Los erizos (Erinaceus) y los topos (Talpa) son buenos indicadores de entornos de prado abierto. Los musgaños (Neomys) y los desmanes (Galemys) son excelentes indicadores de hábitats acuáticos.  Con lo cual, todos ellos resultan ser una herramienta muy eficaz para las reconstrucciones paleoambientales. En este sentido la contribución de Juan resultará fundamental.


Ver listado de noticias