Inicio > Noticias

Noticias

06/07/2018 (Baleares, España)

Estudiando cuando el Mediterráneo se seco

El reciente aragosaurero Pere Bover acaba de participar en un estudio en el que la combinación de  datos paleofaunísticos y geológicos/geofísicos permite realizar una estimación del descenso del nivel del mar necesario para permitir la llegada de vertebrados no voladores a las Islas Baleares.
A pesar de que hace más de 40 años que se descubrieron los enormes depósitos de evaporitas en las cuencas profundas del Mediterráneo, todavía existe debate sobre cual fue la magnitud del descenso del nivel de este mar durante la Crisis de Salinidad del Mesiniense (hace unos 5,97-5,33 millones de años).

Por otra parte, la discontinuidad taxonómica de los episodios faunísticos pre y postmesinienses de las Islas Baleares sugería que la presencia de puentes de tierra entre la Península Ibérica y estas islas habría permitido la llegada de un conjunto faunístico principalmente representado, como mínimo, por los ancestros de géneros de mamíferos como Myotragus (Bovidae), Hypolagus (Leporidae), Hypnomys (Gliridae), Apocricetus/Tragomys (Cricetidae) un múrido en vías de estudio, Nesiotites (Soricidae), así como unos pocos reptiles y anfibios. En este sentido, así como el análisis de algunas de las especies del registro fósil del Plio-Pleistoceno de Mallorca sólo permitía hipotetizar con un orígen mesiniense de dicha fauna, la presencia de Apocricetus darderi, recientemente descrito en el yacimiento mallorquín de Na Burguesa-1 (MN14), y su estrecha relación con la especie peninsular A. alberti (MN13), proporciona una evidencia sólida para su origen relacionado con la Crisis de Salinidad del Mesiniense. 
El estudio, dirigido por el investigador del grupo de investigación en Ciencias de la Tierra de la Universitat de les Illes Balears, Guillem Mas, analizando los datos geoestructurales disponibles así como la composición faunística del Zancliense encontrada en diversos yacimientos Mallorca, Menorca e Ibiza, concluye que la profundidad del canal entre Ibiza/Mallorca y la Península Ibérica durante el Mioceno final ya era de entre unos 800-1200 metros y, que por lo tanto, el descenso del nivel marino que hubiera permitido la colonización de las islas por parte de dicha fauna tendría que haber sido de, como mínino, esa magnitud. Este descenso supone a su vez una evidencia a favor del modelo de cuenca profunda desecada en el Mediterráneo Occidental durante la crisis.

Para finalizar, comentar que la revista Geology ha seleccionado una foto procedente de este artículo como foto de portada para el número en que está publicado este artículo (número 6). En ella se puede observar uno de los fragmentos de la rica brecha osífera del yacimiento de na Burguesa-1

Cita completa es: Mas, G., Maillard, A., Alcover, J.A., Fornós, J.J., Bover, P., Torres-Roig. 2018. Terrestrial colonization of the Balearic Islands: new evidence for the Mediterranean sea-level drawdown during the Messinian Salinity Crisis. Geology, 46 (5): 527-530.

Link: https://doi.org/10.1130/G40260.1

Ver listado de noticias