Inicio > Noticias

Noticias de Dinosaurios

16/01/2020

Otro rompecabezas de dinosaurios resuelto por paleontólogos

Una nueva investigación, publicada recientemente en la revista Papers in Palaeontology, arrojó una respuesta concluyente, aunque sorprendente, sobre un extraño tipo de cáscaras de huevos fósiles mediante el uso de una técnica de investigación innovador.

La investigación fue realizada por un equipo internacional dirigido por Seung Choi de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur) e incluyó a Yuong-Nam Lee (Universidad Nacional de Seúl, Corea del Sur), junto con Miguel Moreno-Azanza (Universidade Nova de Lisboa; Museu de Lourinhã, Portugal), Zoltán Csiki-Sava (Universidad de Bucarest, Rumania) y Edina Prondvai (Universidad de Gante, Bélgica, actualmente en el Grupo de Investigación de Paleontología MTA-MTM-ELTE, Hungría).

El equipo logró determinar la verdadera identidad de un tipo peculiar de cáscaras de huevos fósiles llamado Pseudogeckoolithus, que se originó a partir del final del período Cretácico (hace aproximadamente 85 a 66 millones de años), unas cáscaras de huevo que confundieron a los paleontólogos europeos durante varias décadas.
Las cáscaras de huevo Pseudogeckoolithus están ampliamente distribuidas en el sur de Europa y también aparecen en el norte de África. Son muy delgadas (generalmente menos de 0.3 mm), y algunos aspectos de su microestructura se asemejan a los de las cáscaras de huevo de algunos dinosaurios depredadores, mientras que otros recuerdan a los de las cáscaras de huevo de lagarto moderno. Además, se caracterizan por una ornamentación a base de nodos dispersos, siendo a este respecto también notablemente similar a las cáscaras de huevo de algunos geckoes modernos. Por lo tanto, estos fósiles se denominan comúnmente cáscaras de huevo "tipo gecko" por los expertos.
“Este fue un caso de una señal muy confusa dentro del registro fósil europeo del Cretácico Tardío.

Debido a su similitud con las cáscaras de huevo de gecko modernas, Pseudogeckoolithus a menudo se consideraba como una prueba que respaldaba la presencia de geckos en el archipiélago tropical que cubría la parte sur de Europa al final del reinado de los dinosaurios ", dice Csiki-Sava desde el Universidad de Bucarest, uno de los coautores del estudio.
Con el fin de aclarar la identidad de la capa de huevo Pseudogeckoolithus, el equipo investigó estos fósiles de cáscara de huevo “tipo gecko” de Rumania, Hungría y España utilizando una técnica novedosa llamada análisis de difracción de dispersión de electrones (EBSD) para revelar su patrón cristalográfico detallado y compararlo con el de los geckos modernos, así como de los pájaros y los dinosaurios extintos, los llamados maniraptores. "Ahora somos plenamente conscientes de que las cáscaras de huevo de gecko modernas y las cáscaras de huevo de dinosaurio típicas (incluidas las aves) tienen una disposición cristalográfica completamente diferente", explica Choi, que previamente había estudiado en detalle tanto las cáscaras de huevo de gecko como las de dinosaurio depredador utilizando la misma técnica. "Por lo tanto, decidimos comparar la imagen cristalográfica de Pseudogeckoolithus con la de las cáscaras de huevo de los geckoes y pájaros modernos, así como las de los pequeños dinosaurios depredadores, para resolver el enigma de Pseudogeckoolithus". De hecho, los investigadores pudieron confirmar ese Pseudogeckoolithus, con sus cristales de cáscara de huevo que crecen desde el interior hacia la superficie de la cáscara externa, tienen una disposición cristalográfica completamente diferente de la de la cáscara de huevo de gecko moderna, donde el crecimiento del cristal parece proceder de la superficie exterior hacia adentro.


En cambio, las cáscaras de huevo de Pseudogeckoolithus muestran una disposición cristalográfica típica de las aves y sus ancestros maniraptores. “Las cáscaras de huevo de Pseudogeckoolithus son tan delgadas y frágiles que es difícil reconocer fragmentos bien preservados que conserven todas las características típicas de la cáscara de huevo de terópodo, como las múltiples capas con diferentes tipos de cristales. Sin embargo, EBSD nos permitió identificar estas estructuras incluso en los especímenes menos bien conservados, lo que confirma que Pseudogeckoolithus no es una verdadera cáscara de huevo de gecko.

En consecuencia, no hay evidencia de que los geckoes fueran comunes en el Cretácico Superior de Europa, como a menudo se interpretó anteriormente ”, comenta Moreno-Azanza, de la Universidade Nova de Lisboa y Museu de Lourinhã, otro coautor. “La identidad engañosa de Pseudogeckolithus ya fue abordada por Nieves López-Martínez y Monique Vianey-Liaud, quienes la nombraron en la década de 1990. Clasificaron esta cáscara de huevo como dinosaurio, pero la llamaron "huevo de piedra degecko", que es lo que significa Pseudogeckoolithus. Ahora, estas nuevas técnicas nos permitieron corroborar firmemente su observación inicial: estas cáscaras de huevo se originan a partir de huevos puestos por dinosaurios ”.

De hecho, la amplia distribución de las cáscaras de huevo de Pseudogeckoolithus en realidad implica la presencia común de pequeños dinosaurios depredadores parecidos a pájaros, probablemente muy relacionados, en toda Europa durante el Cretácico Tardío. “Es notable cuán extendidas están las cáscaras de huevo de tipo Pseudogeckoolithus. Aparecen prácticamente en todas partes en el archipiélago del Cretácico Tardío, independientemente de la geografía.
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/spp2.1294
Reconstruction © Julius T. Csotonyi  julius.csotonyi@gmail.com



Ver listado de noticias