Inicio > Noticias

Noticias

08/08/2008

Un nuevo Superárbol para Dinosauria

La semana pasada se publicó en la revista Proceedings of the Royal Society B un interesante estudio sobre la variación de la biodiversidad de dinosaurios a lo largo del mesozoico. Para realizarlo, los autores han construido un superárbol a nivel de especie, que incluye 440 taxones, y han analizado el comportamiento del grupo en relación al gran evento de aumento de la biodiversidad que se produjo durante el segundo tercio del periodo Cretácico. Para construir el superárbol los autores han realizado una extensa recopilación bibliográfica, reuniendo una gran cantidad de estudios cladísticos sobre dinosaurios, y han seleccionado las matrices más completas para cada uno de los grandes grupos incluidos en el estudio. Como suele ser habitual en este tipo de artículos, la “miga” del trabajo se encuentra en el material suplementario que se incluye con el artículo que el propio trabajo publicado, incluyendo los superárboles obtenidos y una recopilación de toda la bibliografía consultada y descartada para elaborar los árboles.
Uno de los aspectos más interesantes del trabajo es el esfuerzo que han hecho los autores por minimizar el efecto de muestreo, analizando cuidadosamente la distribución de los taxones en diferentes yacimientos y periodos geológicos, siempre que era posible. Así, los autores postulan que las grandes oscilaciones de la biodiversidad de dinosaurios que se observan con los datos de presencia de taxones en bruto se deben a las grandes diferencias de intensidad de muestreo asociadas a periodos y yacimientos que han despertado mayor interés en los investigadores.
Una de las grandes ausencias en el árbol que proponen los autores, desde el punto de vista de nuestro Grupo Aragosaurus, es que no han sido incluidos los taxones de saurópodos aragoneses, Aragosaurus, Galvesaurus y Turiasaurus.
Las principales conclusiones del estudio son dos: por un lado, el evento de diversificación de las faunas continentales del cretácico, que los autores denominan Cretaceous Terrestrial Revolution (KTR), y que se ha observado previamente en grupos tan diversos como las angiospermas, los reptiles escamosos, los insectos sociales y los insectos herbívoros, no parece afectar a los dinosaurios, cuyos principales aumentos en la tasa de diversificación ocurren al poco de la aparición de su linaje, durante el triásico y el Jurásico. Por otro lado, no existe para los autores una disminución de la biodiversidad de dinosaurios hacia el final del Cretácico, como ha sido postulado por muchos paleontólogos en contraposición a la hipótesis de extinción catastrófica que defienden los autores. La referencia completa del trabajo es:

Lloyd,G. T., Davis, K. E., Pisani, D., Tarver,J. e., Ruta1, M., Sakamoto, M., Hone, D. W. E., Jennings, R. & Benton, M. J. Dinosaurs and the Cretaceous Terrestrial Revolution. Proceedingsof the Royal Society B. doi:10.1098/rspb.2008.0715 y puede descargarse de forma gratuita en la página web de la revista Proceedings of the Royal Society B.

Ver listado de noticias