Inicio > Investigación > Galve (Zabacheras), Teruel

Investigación / Yacimiento Galve (Zabacheras), Teruel

Edad: Hauteriviense terminal - Barremiense basal (Cretácico Inferior)

Tipo de hallazgos: huesos fósiles

Organismos: Sauropoda, Aragosaurus ischiaticus

Roca que los contiene: Arcillas grises-verdosas. Medio continental fluvial. Formación Castellar

Visita la galería fotográfica de este yacimiento

Descripción

Los primeros restos de Aragosaurus fueron encontrados en 1958 en el yacimiento de Las Zabacheras, Galve (Formación El Castellar: Hauteriviense superior) por José María Herrero Marzo, vecino de Galve y aficionado a la paleontología (Fernández-Galiano, 1958). Según nos ha comentado José María, al realizar la carretera de entrada a la localidad empezaron a salir números restos de huesos. Los trabajadores utilizaban estos fragmentos en el firme de la carretera. Cuando se dio cuenta de la importancia, recupero varios fragmentos, aunque posiblemente una parte de este saurópodo quedó sepultado para siempre debajo de la carretera. Durante varios años, con ayuda de sus hijos excavó la parte del yacimiento que no ha sido afectada por la carretera, recuperando la mayor parte del material de este saurópodo.

Estos restos fósiles se depositaron en el Museo de Teruel y fueron estudiados por el paleontólogo francés Albert Félix de Lapparent en 1960, quién los clasificó como pertenecientes a un nuevo camarasáurido nuevo al que no dio nombre (Lapparent, 1960). En 1982 se estudió un diente aislado procedente de un afloramiento cercano a Las Zabacheras que se determinó como un braquiosáurido, por lo que se pensó que los restos de Las Zabacheras también pertenecerían al mismo braquiosáurido (Sanz, 1982). Un equipo de paleontólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (José Luís Sanz y Ángela Buscalioni) y el Institut de Paleontologia Miquel Crusafont de Sabadell (Mª Lourdes Casanovas y José Vicente Santafé), definieron el género y especie Aragosaurus ischiaticus en 1987. Usaron para la descripción el material depositado en el Museo de Teruel, colección particular de José María Herrero y colección de la Universidad Autónoma de Madrid. Lo incluyeron inicialmente en los camarasáuridos (Sanz et al., 1987). Posteriormente se ha propuesto que la forma del fémur y su tamaño relativo respecto al húmero indican que no es un camarasáurido sino un titanosauriforme (Canudo et al., 2001b). Del holotipo de Aragosaurus (Fig. 5) se conocen huesos y fragmentos de hueso del cuello (una costilla cervical), de la espalda (9 costillas dorsales), de la cola (13 vértebras caudales y 8 arcos hemales), del hombro (dos escápulas y un coracoides), de la cadera (dos isquiones y un pubis), del brazo (un húmero, un radio y una ulna), de la pierna (un fémur) y de los pies y manos (2 huesos del carpo, 8 metápodos y 4 falanges). Todos los restos parecen corresponder a un único ejemplar ya que no hay elementos repetidos.

El estudio estratigráfico yacimiento lo realizaron los mismos investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y del Instituto Miquel Crusafont de Sabadell. Lo que les permitió fijar su posición estratigráfica en una unidad que ahora conocemos como Formación Castellar (Hauteriviense superior – Barremiense basal. También excavaron el yacimiento, pero solo pudieron recuperar algunos pequeños elementos esqueléticos como una falange ungueal. Desde finales de los 80 y parte de los 90, las Zabacheras fue utilizado como vertedero, por lo que parecía irremediablemente perdido el yacimiento. Al comienzo de los 2000, se limpió los escombros, pudiendo verse el nivel fosilífero, pero no conocemos que hayan vuelto a aparecer nuevos restos de saurópodos en las Zabacheras.

Publicaciones sobre el yacimiento:
Canudo et al., 2001.- Precisiones sobre la posición taxonómica de Aragosaurus

Bandera Gran BretañaDescription:


Las Zabacheras is one of the classic dinosaur sites of Aragon. It was here that the first and only remains of Aragosaurus ischiaticus, the dinosaur dedicated to Aragon, were discovered. The story is a singular one, a product of the age in which it happened, the 1960s, when only a few people were interested in dinosaur fossils.

One of those few was a villager from Galve, José María Herrero. According to his account, during work on the construction of the road into the local village, a number of bone remains came to light. The road workers used these fragments in the construction of the roadbed. Once their importance was realized, various fragments were recovered, although it is possible that part of Aragosaurus remains buried for ever beneath the road. Over many years, with the help of his children, he excavated the part of the site that was not affected by the road, in this way recovering most of the material that today makes up Aragosaurus. The stratigraphic and palaeontological study of the site was made by researchers from the Autonomous University of Madrid and the Miquel Crusafont Institute of Sabadell, who also carried out further excavations but were only able to recover a few small skeletal pieces such as an ungual phalanx.
During the late 1980s and part of the 1990s, Las Zabacheras was used as a rubbish dump, and it seemed that the site might be lost for good. Since the early 2000s, however, there has been a clean-up of the site, which can be seen at the entrance to the village. However, no further remains of Aragosaurus have been found, and it thus appears that Las Zabacheras features just one specimen of sauropod.
Volver al listado de yacimientos de Teruel
Volver al Mapa para seleccionar una localización